El lado más humano de la crisis del Covid-19

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email
Valora este contenido
5/5

¿Ha sacado la crisis del Coronavirus lo mejor del ser humano?

Paradójicamente, tanto las crisis como los problemas, vengan de donde vengan y sean del tipo que sean, siempre terminan trayendo algún aspecto positivo que sacan lo mejor del ser humano. Lo estamos comprobando con la crisis sanitaria del Covid-19, que nos está afectando a todos en mayor o menor medida pero que, sin duda, y a pesar de las duras consecuencias que está teniendo, está dejando imágenes de esperanza y de optimismo que quedarán para la historia. Y los aplausos diarios de todo el país desde sus ventanas y balcones a las 8 de la tarde en honor a los sanitarios y profesionales que han trabajado, y trabajan, incansablemente a lo largo de esta situación excepcional, son un ejemplo de ello.

Una de esas fotografías que encontraremos dentro de unos años, cuando todo esto haya pasado, es la de las muchas iniciativas que están surgiendo por todo el mundo y que tratan de acercarnos en la distancia obligada, como la que han puesto en marcha un grupo de músicos panameños y españoles. ¿Qué mejor manera hay de reflejar todo lo que está ocurriendo que con una canción?

El Grupo musical panameño Tuira, liderado por Rómulo Castro, ha introducido arreglos y acompañado una composición musical de Carlos Sallé, docente habitual en Next Educación en su condición de director de Políticas Energéticas y Cambio Climático en Iberdrola, en la que el dolor y la esperanza que han marcado los días de pandemia y confinamiento, así como sus posibles enseñanzas, son protagonistas. Como dice la letra de la canción, “cuando se acabe este mal sueño colocaré a cada dueño los mil abrazos que no di”.

Y son las 8 ya

Parece igual pero no es lo mismo
El día de ayer y hoy
Muchos abrazos se han perdido
Pues si me llaman ya no voy

Y me engaño con la pantalla
Sin la tercera dimensión
No sabe igual tomarnos cañas
Tú en tu casa y en la mía yo

Y son las 8 ya
Y salimos a aplaudir
Al que ayudando está a no sufrir
Y ese de enfrente a mi balcón

Al que nunca antes me dirigí
Qué ganas de abrazarlo al salir
Ya no deseo hacer turismo
A Cuba, Francia o Nueva York

No anhelo más que un buen paseo

Entre el Retiro y Sol
Cuando se acabe este mal sueño
Alejaos todos de mí

Pues colocaré a cada dueño
Los mil abrazos que no dí

Y son las 8 ya…
(…)

Y son las 8 ya
Y salimos a aplaudir
Al que ayudando está a no sufrir

Y esas que están en mi balcón
Compartiendo el sin vivir
Las seguiré abrazando hasta salir

¡Llegó la hora de asegurar tu futuro profesional!

Masters

Expertos